Image
trabajadores_sanitarios_savethechildren.jpg

¿Sanidad para todos los niños?

350 millones de niños y niñas no ven a un trabajador sanitario en toda su vida

Al mundo le faltan 3,5 millones de trabajadores sanitarios. Así lo subraya el informe Sanidad al alcance de todos los niños y las niñas que alerta de que los niños y niñas que viven en los países afectados por esta escasez tienen cinco veces más posibilidades de perder la vida.

Los niños y niñas de África sólo tienen acceso al 3% del total de trabajadores sanitarios a nivel mundial. En Nigeria, Etiopía o Liberia los niños y niñas tienen cinco veces más posibilidades de morir antes de su quinto cumpleaños que los que viven en países con un número adecuado de trabajadores sanitarios.

 

Si hay inversión, hay avances

El informe también señala que progresar en este sentido es posible con políticas e inversiones adecuadas. En países con bajos ingresos, como Bangladesh o Nepal, una gran inversión en trabajadores sanitarios ha reducido el número de muertes de niños y niñas. Ambos países se encuentran entre los pocos encaminados a cumplir el Objetivo de desarrollo del milenio de Naciones Unidas de reducir la mortalidad infantil en dos tercios para 2015.

Además hemos elaborado un ranking por países sobre la atención sanitaria que recibe un niño enfermo. El análisis muestra que los niños que viven en los 20 últimos países del ranking – todos por debajo del mínimo que establece la Organización Mundial de la Salud de dos trabajadores por cada mil habitantes – tienen cinco posibilidades más de perder la vida que los que viven en los países en cabeza. En países como Etiopía, Nigeria o Sierra Leona, millones de niños y niñas podrían morir simplemente por la falta de trabajadores sanitarios preparados.

España, aunque se encuentra en el puesto 32, está dentro del grupo de los países que lideran el ranking, con unos parámetros muy similares al resto de países de los primeros puestos.

Cinco causas de la crisis de trabajadores sanitarios:

  • Falta de educación y formación en países con bajos ingresos. En los países más pobres sólo un pequeño porcentaje de niños y niñas va al colegio y puede llegar a formarse como trabajador sanitario. Los centros de formación médica que existen no tienen medios suficientes. Cada año 173.000 médicos se forman en Europa, comparados con los 5.100 de África.
  • Bajos salarios e incentivos que provocan fuga de cerebros. El 81% de los trabajadores sanitarios de Liberia y Mozambique trabaja fuera de su país. Los que se quedan se enfrentan a un trabajo en malas condiciones en hospitales con muy mala equipación.
  • Mala gestión de trabajadores sanitarios. El personal sanitario existente a menudo no trabaja en los lugares donde más se les necesita y muchos no tienen la preparación adecuada, los materiales o equipo necesario para salvar vidas. En muchos países con un alto índice de mortalidad infantil, los trabajadores sanitarios se concentran en las áreas urbanas y están fuera del alcance de niños y niñas que viven en zonas rurales remotas.
  • Escasa inversión en salud por parte tanto de los países ricos como de los países pobres. Hay una escasez de fondos de dos tercios para trabajadores sanitarios. El papel que juegan los países en desarrollo es crucial: en 2011 los países africanos se comprometieron a destinar el 15% de sus presupuestos nacionales a sanidad – tan sólo 8 lo han cumplido.
  • Financiación poco efectiva. Los fondos para salud se obtienen a través de diferentes canales y en diferentes momentos, lo cual hace muy difícil planificar para el futuro e invertir en los proyectos a largo plazo necesarios para contratar y formar a trabajadores sanitarios.

Descarga en PDF el informe Sanidad al alcance de todos los niños y las niñas

DESCARGAR

Desrcga en PDF el ranking de trabajadores sanitarios en el mundo 

DESCARGAR