Todos contamos para salvar vidas

Durante 2010 hemos llegado a más de 40 millones de madres, niños y niñas con nuestra campaña global de supervivencia infantil

14 Julio 2011

El mensaje es claro: podemos conseguir que no mueran más niños. Existen soluciones probadas y de bajo coste para evitar la muerte de niños por causas evitables. Y sin embargo, contra esta ventaja existen un gran obstáculo: las soluciones que existen no están siendo siendo utilizadas a la escala necesaria para hacer frente al problema.

Los gobiernos, las instituciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil podrían ayudar a cambiar esta situación. Debemos centrarnos en las causas profundas de la mortalidad infantil y de recién nacidos – la pobreza, la discriminación, los conflictos, la negación de derechos y las barreras para un acceso equitativo a sistemas sanitarios de calidad.

Una campaña para acabar con las muertes que no deberían ser muertes

El informe Todos contamos para salvar vidas recoge los avances que nuestra campaña global de supervivencia infantil ha logrado en el año 2010. Durante el pasado año, hemos llegado a más de 40 millones de madres, niños y niñas.

 

La importancia vital del trabajador sanitario

El personal sanitario es la columna vertebral de la sanidad. Formados adecuadamente y equipados, pueden prevenir la mayoría de muertes infantiles y maternas. Sin ellos, millones de madres y niños no tendrían a nadie para diagnosticar enfermedades, darles un tratamiento, asistir los partos o darles inmunización. Sin embargo, se necesitan más de 3,5 millones de trabajadores sanitarios adicionales en el mundo, incluyendo un millón de trabajadores sanitarios locales.

Al principio la gente pensaba: ¿cómo puede tratar esta mujer a un niño?, pero ahora estoy segura de que puedo hacerlo.”

Marziya, trabajadora sanitaria local en Patuakhali, Bangladesh.

En 2010 ayudamos a formar a 84.906 personas del ámbito sanitario en países en vías de desarrollo. Para el 2015 nuestro objetivo es haber aumentado esa cifra a 400.000

En Bangladesh, donde estamos proporcionando formación a trabajadoras sanitarias locales en zonas rurales con escasas instalaciones sanitarias, la mortalidad neonatal se ha reducido en un 34%. Actualmente se está ampliando a otras áreas del país uno de nuestros programas pilotos para prevenir y tratar la malnutrición aguda.

En Afganistán, donde una de cada once mujeres corre el riesgo de morir debido a complicaciones durante el embarazo y el parto y uno de cada cinco niños pierde la vida antes de cumplir el quinto año de vida, hemos contribuido a la formación de más de 3.600 trabajadoras sanitarias locales y de 60 matronas. Más de 120.000 niños y niñas menores de cinco años han recibido tratamiento por enfermedades comunes y malnutrición aguda.

En la región de Amahra, en Etiopía, estamos construyendo salas de maternidad en tres centros de salud regionales y ayudando a formar a trabajadores sanitarios locales. Además, hemos proporcionado una ambulancia para transportar a las mujeres embarazadas.

En Nigeria, país con la mayor tasa de mortalidad neonatal e infantil del continente africano, estamos trabajando junto con otras organizaciones en la mejora de la calidad y la disponibilidad de asistencia sanitaria en cuatro estados. El número de niños y niñas vacunados contra enfermedades infantiles comunes ha pasado del 16% al 47% y el 63% de ellos (en comparación con el anterior 15%) reciben la vacuna del tétanos al nacer.

En Liberia hemos construido o restaurado 15 clínicas que atienden a un total de más de 200.000 niños y niñas.

En Sierra Leona hemos ayudado a 235.000 niños y 291.000 adultos con la rehabilitación y equipamiento de centros sanitarios y la formación de trabajadores sanitarios locales. Asimismo, hemos creado grupos de apoyo a mujeres embarazadas y abierto unidades de obstetricia que funcionan durante las 24 horas, los 7 días de la semana.

En Pakistán, a través del proyecto “Iniciativa paquistaní para madres y neonatos”, hemos contribuido a la formación y apoyo de más de 30.000 trabajadores sanitarios para la comunidad en 24 distritos y hemos creado grupos de apoyo destinados a las más de 4 millones de mujeres en edad fértil.

En Nepal hemos estado a la cabeza de los esfuerzos nacionales realizados por el gobierno y por otros socios clave para salvar vidas gracias a la atención sanitaria proporcionada por parte de los voluntarios de la comunidad a madres y niños que no pueden acceder a un centro de salud.

En Malawi estamos trabajando junto con el Ministro de Sanidad y con otros colaboradores para demostrar la viabilidad de los costes y beneficios de que los trabajadores sanitarios locales proporcionen atención sanitaria a madres y neonatos. En 2010, 720 trabajadores sanitarios locales realizaron visitas a domicilio a mujeres embarazadas, a mujeres que acababan de dar a luz y a recién nacidos.

Descarga en PDF el informe Todos contamos para salvar vidas 

DESCARGAR