Salud y vacunación

Cerca de 6,3 millones de niños mueren cada año por problemas de salud que se podrían evitar y superar. De todas ellos, un millón mueren el mismo día en el que nacen. 

Existen medidas y soluciones para reducir todas estas muertes pero millones de niños no tienen acceso. Estamos haciendo todo lo posible para cambiar esta realidad. 

Trabajamos ofreciendo vacunas y tratamiento frente a enfermedades como la neumonía, la diarrea y la malaria,  causantes del mayor número de muertes infantiles. Potenciamos el papel los trabajadores sanitarios locales, apoyando su formación y reforzando su presencia en las comunidades más aisladas. Sabemos que el embarazo y el parto son un momento crítico y por eso trabajamos para que todas las madres cuenten con personal sanitario a la hora de dar a luz a sus bebés. Gran parte de nuestro esfuerzo se centra en reforzar los sistemas sanitarios de los países en los que trabajamos porque creemos que es un derecho fundamental de la población y un deber de sus gobiernos. En Nigeria, por ejemplo, tras muchos años haciendo campaña, hemos logrado un proyecto nacional de ley de salud que podría salvar las vidas de tres millones de madres e hijos durante cinco años. 

La determinación de Catherine

Cada 4 segundos un niño sobrevive gracias al cuidado esencial que le ofrecen trabajadores sanitarios como Catherine, matrona en Nigeria. En lugares donde la atención médica queda muy lejos, la ayuda que ofrecen marca muchas veces la diferencia entre la vida y la muerte.