16.000 niños han muerto en la guerra de Siria

13 Marzo 2017

Imagínate que 16.000 niños perdiesen la vida en nuestro país. El equivalente a la mitad de la población de Teruel, pero solo niños. ¿Qué pasaría con las ciudades? Pues seguramente amanecerían con cementerios infinitos en mitad de sus paisajes, como el que hemos recreado en Madrid, con las Cuatro Torres al fondo. Así sería seguramente el paisaje de una ciudad si muriesen tantos niños por culpa de una guerra. Las lápidas tienen los nombres de algunos de los pequeños que han perdido la vida, como Bayan, una niña de 8 años que iba a una escuela de nuestras escuelas en Alepo y que murió en un ataque aéreo dentro de su casa.

Se cumplen seis años del comienzo del conflicto en Siria que ha acabado con las vidas de al menos 16.000 niños, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Estamos viviendo una de las mayores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial. Casi cinco millones de personas, muchos de ellos menores, están atrapadas en áreas de difícil acceso para las agencias humanitarias, expuestos al peligro de morir en cualquier momento.

 

Omar y Nazir

En este acto ha participado una familia siria que llegó a España huyendo de la guerra en el año 2013. Los pequeños Omar y Nazir, de 4 y 2 años, nacieron ya en nuestro país y forman parte de la generación de hijos de refugiados sirios nacidos en Europa. Su madre, Aza, dejó a sus padres y hermanos en Damasco para venir a España junto a su marido embarazada de su primer hijo. En el acto les ha acompañado Wafaa, tía de los pequeños, que llegó a nuestro país con ellos.

La situación en Siria

Los niños y niñas en Siria viven en el miedo diario a los bombardeos y los ataques aéreos que destruyen sus hogares y que les matan a ellos y a sus familia: miedo a no poder ir a la escuela, a no saber de dónde saldrá la próxima comida y a ser separados de sus personas queridas. Vivir durante años así afecta a su salud mental de forma severa y provoca daños psicológicos que podrían ser irreversibles si no reciben ayuda inmediata, tal y como denunciamos en el informe "Heridas Invisibles".

Al menos tres millones de niños sirios menores de seis años solo conoce la guerra y millones más han crecido en el terror, bajo la sombra del conflicto. Son la próxima generación, la que tendrá  que reconstruir un país en ruinas: su futuro y el futuro de la propia Siria están en la cuerda floja. El desafío no podría ser mayor.

 

Qué estamos pidiendo

Una ciudad puede reconstruirse, una infancia no. Por eso exigimos que la Unión Europea se comprometa con la infancia siria y defienda sus intereses y derechos en todas las reuniones y negociaciones que se siguen celebrando sobre el conflicto de Siria. La UE debe asumir un papel protagonista y responsable con la infancia siria comprometiéndose a:

  • Liderar una respuesta centrada en la protección de la infancia siria tanto dentro como fuera de su país.
  • Abrir sus fronteras y acoger a todos los niños refugiados.
  • Exigir que las escuelas dejen de ser objetivos militares en Siria.
  • Garantizar que la ayuda humanitaria llegue a los niños y niñas que viven en ciudades sitiadas dentro de Siria.

Si estás de acuerdo con estos puntos te pedimos que firmes nuestra petición a Federica Mogherini, Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Exígele que la Unión Europea asuma un papel protagonista y responsable en la búsqueda de una solución para los niños y niñas de Siria. Firma nuestra petición.

Firma ahora