¿Cómo asegurar condiciones mínimas de vida a nuestros niños y niñas?

07 Septiembre 2018

Artículo escrito por Gabriela Jorquera, técnico incidencia política sobre pobreza y protección social en Save the Children.

¿Cuánto cuesta criar a un hijo?

La respuesta no es sencilla. Dependiendo de la capacidad económica de los hogares, el coste de la crianza puede ir desde muy poco dinero “hasta el infinito y más allá”. Pero sí que podríamos responder a una pregunta algo más sencilla: cuánto se necesitaría, como mínimo, para cubrir las necesidades más básicas de los niños y niñas en España. Una cifra que marque un límite mínimo: se podría gastar más, por supuesto, pero difícilmente se podrá gastar menos si se quiere asegurar un nivel digno de vida. 

Desde Save the Children pensamos que esta es una pregunta fundamental, y siguiendo la máxima del físico y matemático británico William Thomson Kelvin “Lo que no se define no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar” nos hemos lanzado a calcular cuál sería el coste mínimo de la crianza en el estado español, para saber cómo mejorar las políticas necesarias para asegurar unas condiciones dignas que garanticen un desarrollo y bienestar adecuado de la infancia en España.

¿Y cuáles han sido nuestros resultados?

Que los gastos van creciendo a la par que crecen los niños. El coste de la crianza aumenta con la edad: el coste medio oscila entre los 479 en niños de cero a tres años y los 588 euros mensuales en los adolescentes de 13 a 17 años. Este coste no es homogéneo en el territorio español. En las comunidades autónomas con costes de vida altos (Catalunya, Euskadi, Madrid y Navarra) va desde 551 euros mensuales para los más pequeños a 714 en los mayores. La brecha va en aumento: es 72 euros más caro criar a niños y niñas de cero a tres años en estas comunidades autónomas, y alcanza los 126 euros en los y las adolescentes. 

¿Cuáles son los gastos más importantes?

Estos gastos varían según las edades de los niños y niñas:

  • De cero a tres años el gasto más importante es el de conciliación, seguido de los gastos en vivienda e higiene (pañales, toallas húmedas, etc.)
  • De cuatro a seis años el gasto más importante sigue siendo el de conciliación, pero aparece en segundo lugar el gasto educativo (libros de texto, comedor, material escolar) y vivienda. 
  • De siete a doce años, la alimentación pasa a ser el gasto con mayor peso, seguido de conciliación y educación. 
  • En los adolescentes de trece a diecisiete años el gasto más importante es el de alimentación, seguido de gastos extraordinarios (como una paga semanal y excursiones) y vivienda. 

Estos resultados muestran la dificultad a la que se enfrentan muchas familias para poder afrontar los costes de crianza, que suponen un porcentaje muy elevado de los gastos familiares, especialmente en nuestro país, donde el salario mínimo es de 858 euros mensuales en 12 pagas y donde el salario medio no llega a los 1.600 euros mensuales. 

De hecho, setecientas mil familias están en esta situación: sus ingresos no son suficientes para afrontar los costes de la crianza, el 30% de los hogares en España. 

¿Cómo asegurar condiciones mínimas de vida a nuestros niños y niñas? 

Muchas familias, a pesar de realizar un inmenso esfuerzo económico, no pueden garantizar que sus hijos e hijas crezcan y se desarrollen en las condiciones adecuadas. Muchas de ellas necesitan de las prestaciones del Estado para poder cubrir sus necesidades básicas

Pero las prestaciones a familias y a la infancia en España están dentro de las más bajas de Europa. La cuantía de la principal prestación diseñada para apoyar a los hogares que sufren la pobreza, la prestación por hijo a cargo, es tan escasa (son sólo 24 euros mensuales) que no alcanza a cubrir ni el 5% del coste mensual de la crianza en España. Incrementar la cuantía de la prestación por hijo a cargo es el primer paso hacia un cambio en la política pública en relación a los derechos del niño, y en especial, a su protección social.

Un problema social

El bienestar de la infancia afecta a toda la sociedad. Por eso, garantizarlo es responsabilidad de todos. No podemos permitir que nuestros niños y niñas crezcan en condiciones indignas cuando los esfuerzos que hacen sus padres y madres no son suficientes. Los derechos de los niños y niñas no son solamente asunto de las familias, es una cuestión de interés público. El Estado debe actuar para asegurar que todos los niños crezcan y se desarrollen con dignidad

¿Y qué puedes hacer tú? Ayudarnos a pedir a nuestros representantes que cumplan esa labor. Pide que mejoren la prestación por hijo a cargo.

 

 

Firma nuestra petición

11.681 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 50.000.

Únete, firma nuestra petición

Nueve dígitos. No utilices espacios