Convierte cada dificultad en una oportunidad

16 Marzo 2016

El 22 de febrero se celebraron las V Jornadas CPI organizadas por las 5 entidades de Madrid que coordinan el programa CaixaProinfancia cuyo objetivo es terminar con el círculo de la pobreza. Este año las jornadas se orientaban a analizar los “factores que promueven el éxito escolar”. En ellas tuvimos la oportunidad de contar con la participación de César Bona que nos recargó las pilas con ideas positivas para trabajar con los niños y las niñas en el entorno educativo.

“Son personas del presente, no adultos del futuro. Hay que abrir las puertas de los colegios no solo para que entren los niños y las niñas, sino para que salgan sus ideas. Hagamos de la escuela un lugar donde a los niños y las niñas les guste ir.

Hay que abrir las puertas de los colegios no sólo para que entren los niños y las niñas, sino para que salgas sus ideas” insistía. “Hagamos de la escuela un lugar donde a los niños y las niñas les guste ir”, nos pidió.

Ente todas esas ideas hubo una que refleja fielmente uno de los compromisos que Save the Children tiene con la infancia: “de la dificultad hay que crear una oportunidad”. Podemos transformar los problemas y los retos que se nos plantean en nuestro trabajo diario con la infancia en una posibilidad de crecer y seguir luchando.

Con este mismo espíritu transformador quisimos compartir en estas jornadas la historia de dos experiencias concretas que hemos desarrollado en los centros donde trabajamos.

La primera de ellas se llevó a cabo en un centro escolar de Alcalá de Henares donde uno de los mayores problemas que se nos planteaba era la excesiva violencia que tenía lugar en el aula. La falta de cohesión y las continuas agresiones verbales y fiscas entre los niños y niñas dificultaban la intervención con ellos en programa de refuerzo escolar.  Y es que, como bien refleja nuestro informe Yo a eso no juego sobre bullying y ciberbullying, “6 de cada 10 niños reconocen que alguien les ha insultado en los últimos meses”. Mediante una propuesta participativa a través de pequeñas representaciones, murales, carnet por puntos ¡y hasta un huerto!, los niños y niñas consiguieron entenderse y mejorar las relaciones entre ellos.
 
La segunda historia fue compartida en la mesa de experiencias que presentó la periodista Ana Pastor. Dentro de un interesante coloquio donde distintos profesionales que trabajan con niños y niñas en exclusión social compartieron su trabajo y los resultados de éxito escolar que habían logrado, nosotros estuvimos muy orgullosos de mostrar una experiencia maravillosa en nuestro centro de intervención en Puente de Vallecas. Allí, tal como César Bona invitaba a hacer, conseguimos transformar la dificultad auditiva de Ilías, un niño con implante coclear, en una oportunidad no solo para él sino para todos sus compañeros y compañeras del grupo de refuerzo educativo. La integración de Ilías a través de su participación en el programa se ha hecho visible mucho más allá de la mejora en su rendimiento escolar. Además de ese gran avance hemos conseguido que se cree un vínculo emocional muy especial entre todos los niños y niñas del grupo y una gran motivación en todos ellos para acudir a las sesiones.

Pero desde luego, nadie mejor que ellos y ellas para contarlo en primera persona. ¡Esperamos que os guste tanto como a nosotros poder seguir trabajando con estos niños y niñas tan maravillosos!