Huracán Matthew

07 Octubre 2016

El Huracán Matthew es una tormenta de categoría 4 que se ha convertido en la más fuerte en casi una década, golpeó la costa sur de Haití y a Cuba el martes 4 de octubre por la mañana, con vientos de 145 millas por hora causando daños a varias personas, inundaciones y daños extensos. 

Preparados para atender a la infancia y sus familias

En Save the Children estamos listos para desplegar un equipo de respuesta de emergencia que trabaje con el personal y los socios en terreno. Nuestro objetivo es asistir a los niños, niñas y las familias que se han visto más afectadas por la tormenta.

Nuestra prioridad es asegurar que los miles de niños afectados por el huracán reciban ayuda inmediata

DONA AHORA

 

Hemos desplegado también un un equipo médico de emergencia compuesto por especialistas de todo el mundo. El equipo inicial cuenta con médicos y expertos sanitarios. Nuestra primera respuesta se centrará en la prevención del cólera y en proporcionar servicios sanitarios básicos. También contamos con kits de higiene, artículos para bebés, material de cocina, mosquiteras y bidones de agua, listos para distribuir.

Los niños y niñas son, a menudo, los más vulnerables durante los desastres como este. En Cuba más de un millón de personas han sido evacuadas a refugios oficiales. Las provincias de Guantánamo y Holguín han sido de las más afectadas con cortes en carreteras e innumerables daños materiales. El gobierno de Haití estima que hay cinco millones de personas afectadas, 300.000 de ellas de gravedad. Más de 1.000 personas han perdido la vida. 

La posibilidad de que se propague rápidamente un brote de cólera por la escasez de agua es otra de las grandes preocupaciones. Además, la destrucción de las plantaciones de cultivos y la pérdida de ganado agravarán la inseguridad alimentaria.

Gran parte de la población de Haití se encuentra en situación de extrema vulnerabilidad y se suman a las 50.000 personas que siguen desplazadas desde el terremoto de 2010. El Gobierno ha declarado la alerta roja y ha pedido oficialmente ayuda de Naciones Unidas.

Por el momento se han abierto 1300 refugios en todo el país. Las escuelas están cerradas y todos los viajes aéreos y la navegación costera se ha detenido oficialmente. Hasta 130.000 niños en todo el país no pueden ir al colegio. Nosotros seguiremos manteniendo las 131 escuelas que gestionamos en Haití, evaluando las consecuencias del huracán e intentando que puedan volver a abrir lo antes posible.

Llevamos más de 30 años trabajando en Haití y vamos a aumentar nuestra respuesta con las agencias gubernamentales y otras ayudas para ser capaces de llegar a los niños y niñas más afectados. Debemos mantenerlos a salvo y apoyar su regreso a la escuela tan pronto como sea posible.

Parte de nuestra respuesta a la emergencia incluirá la creación de espacios seguros para la infancia en lugares adecuados para los niños que no pueden ir al colegio. Queremos poder proporcionar a los niños y niñas un lugar en el que recuperar la normalidad y recomponerse tras lo sucedido. Ahí recibirán apoyo de personal capacitado y podrán jugar con otros niños, dando a los padres la oportunidad para evaluar los daños y hacer frente a las secuelas del huracán.

 

Nuestra prioridad es asegurar que los miles de niños y familias afectados por el huracán reciban ayuda inmediata. Queremos conseguir que vuelvan al colegio lo antes posible. Vamos a estar junto a la infancia más vulnerable en situaciones como ésta cueste lo que cueste. Pero no podemos hacerlo solos, necesitamos tu ayuda. Si puedes haz una donación al fondo de emergencia.

 

Haz tu donación, ayúdanos a estar donde más nos necesitan.

DONA AHORA