Image
mauritania_c_ignacio_marin_-_save_the_children-9349.jpg

Las harinas nutritivas de Misola

Khadejitou es representante de Misola. Ella está a cargo de las demostraciones culinarias que se hacen en los poblados junto al reparto de harinas nutritivas que llegan a las familias con mujeres embarazadas, lactantes o niños menores de 22 meses, dentro del programa de Ayuda Humanitaria de la Unión Europea de lucha contra la desnutrición infantil en menores de cinco años en Mauritania. Sus demostraciones culinarias tienen mucho impacto, porque las mujeres, aparte de escucharla, la ven y le preguntan.

 

Su tarea va mucho más allá de enseñar a elaborar papillas para los niños con estas harinas. Ella hace una labor de sensibilización sobre higiene y aconseja a las madres la mejor forma de prevenir la desnutrición de sus hijos. Facilitar jabón y explicarles cómo limpiar el menaje es también parte de su tarea.

Unas harinas que salvan vidas

En cada poblado al que vamos, podemos ver a los niños y niñas con la misma cara de felicidad. La elaboración de estas harinas es sencilla, pero deben seguir bien las instrucciones. Es importante que tomen las medidas correctamente. Por la mañana, para que desayunen los niños, hay que echar un vaso de tamaño té lleno de harina y dos vasos y medio de agua. Los niños deberían tomar esa dosis cuatro veces al día, y las mujeres embarazadas, dos.

Estas harinas dan mucha energía, previenen la desnutrición y ayudan al desarrollo físico y mental de los niños y las niñas. 

La gente está siempre muy atenta y son muy participativas. Siempre suelen preguntar mucho por el tiempo de cocción, porque ellas a veces lo dejan tiempo de más y pierde cualidades. También sobre cómo tomarlo cuando estás embarazada o eres lactante.

La prevención de la desnutrición

Una de las formas más efectivas de luchar contra la desnutrición es prevenirla. Si sabemos en qué zonas han más posibilidades de que los niños y las niñas enfermen, también somos capaces de evitarlo mediante sencillos repartos de complementos alimenticios.

Se estima que actualmente 350.000 personas están en situación de inseguridad alimentaria. Los menores de cinco años, las mujeres embarazadas y los bebés lactantes son los más vulnerables ante esta situación. Más de 120.000 niños y niñas y 45.000 embarazadas y lactantes sufren desnutrición.

Por eso en Save the Children no vamos a dejar de luchar hasta evitar que ningún niño o niña sufra desnutrición. Únete a nosotros.

Hazte socio/a