Image
rs100040_img_2970.jpg

Nepal, 3 meses después

Después del terremoto: los niños y las niñas hablan

Un sábado como hoy hace tres meses Nepal se vio sacudida por un terremoto. Desde entonces estamos trabajando en terreno para mejorar la vida de los más vulnerables en una emergencia: los niños.

Refugio, agua, alimentos, medicinas y educación son algunas de las áreas donde hemos estado llevando vuestra ayuda.

Volver a la escuela tras el terremoto

Este tiempo hemos conocido muchas historias, como la de Chandika Bhatteri, profesora de la escuela primaria en Sindhupalchowk.

Tras el terremoto la escuela de Chandika quedó totalmente destruida y volver a dar clases ahí parecía casi imposible. Ella ha dado clase durante 17 años como profesora de primaria. Daba todas las asignaturas, pero sus favoritas eran matemáticas y ciencia. En sus clases siempre preparaba actividades prácticas y experimentos para que los niños no se quedaran en la teoría.

Después del terremoto todo fue muy caótico. Todos los materiales se quedaron enterrados en los escombros y una de mis mayores preocupaciones era saber dónde iba a dar clase a los niños. Semanas después muchos niños me preguntaban cuándo iban a poder volver a la escuela"

En Save the Children hemos trabajado con la comunidad en construir un Centro de Aprendizaje Temporal que ha sido terminado y puesto en marcha antes de que las clases volvieran a su trascurso normal.

En esa zona hemos construido cuatro Centros de de Aprendizaje temporal, también hemos dado formación a los profesores para que sean capaces de crear un espacio seguro que ayude a los niños a recuperarse del trauma que les ha producido el terremoto y aportado materiales escolares para que las clases puedan volver a dar clases.

Jagat* tiene 11 años y estudia también en la escuela de Sindhupalchowk. Le gusta leer libros, en inglés y en nepalí. En la escuela suele dibujar y escribir, de hecho nos confiesa que su animal favorito para dibujar es el elefante, porque es más sencillo que el resto de animales.

De mayor quiero ser médico para poder tratar a los demás y ayudarlos. Cuando no estaba en la escuela me quedé en casa sin hacer nada. Ayudaba a buscar agua y hacía tareas en casa. Prefiero ir a la escuela que ir a buscar agua. Mis padres están contentos porque he vuelto a clase"

Aunque el Centro de Aprendizaje Temporal ha conseguido que muchos niños no hayan tenido que perder clases, aun hay mucho que hacer, se necesitan recursos para que todo vuelva a la normalidad. Chandika ha estado informando de la vuelta al colegio a muchos padres, pero muchos tienen miedo a perder a sus hijos de vista, prefieren tenerles cerca por si pasa algo.

Es bueno que las clases hayan vuelto, pero muchos niños han olvidado lo que habían aprendido antes del terremoto. También siento que muchos niños tienen problemas con la vuelta, después de un mes sin clases, parece que han perdido la costumbre de venir a la escuela.”

Chandika

 

La necesidad de fortalecer la capacidad de recuperación, en la voz de los niños

En una de las mayores consultas llevadas a cabo tras el desastre, casi 2.000 niños que han sobrevivido a los terremotos de Nepal han expresado el miedo e inseguridad que sienten al tener que vivir en tiendas y refugios superpoblados, su ansiedad sobre los riesgos de salud que provocan las condiciones insalubres en las que viven y preocupación sobre su futuro y su vuelta al colegio.

Las organizaciones humanitarias Plan Internacional, Save the Children, UNICEF y World Vision hemos elaborado el informe “Después del terremoto: los niños y niñas de Nepal hablan” , donde señalamos la necesidad que tienen las comunidades afectadas de fortalecer la capacidad de recuperarse. Además alertamos de que, si durante la temporada del monzón no se da respuesta urgente a las necesidades humanitarias, habrá elevados riesgos para la salud de los niños y niñas, su bienestar y protección.

En la investigación hecha pública hoy, los niños señalan como prioridades: un alojamiento adecuado, poder volver a la escuela, tener acceso a fuentes de agua y saneamiento seguros y atención médica.

Los niños entrevistados describieron además las dificultades de vivir en un refugio temporal tras los terremotos, que no están construidos a prueba de viento o agua. Un niño pequeño en Nuawkot, uno de los 14 distritos más duramente afectados en los que se realizó la consulta nos contó cómo lo estaba viviendo:

Nuestro alojamiento tiene mucho riesgo durante las grandes tormentas. Una noche, nos vimos obligados a permanecer despiertos para agarrar las lonas de plástico y evitar que se volaran”

Los niños y niñas expresaron también su preocupación por la falta de privacidad y espacio y algunos pequeños mencionaron incluso tener miedo a que les ataquen los animales salvajes. Las niñas en particular expresaron que se sienten vulnerables en alojamientos compartidos con familias extensas y vecinos, mientras que otras explicaron que se sienten sometidas a acoso sexual y tienen miedo a un incremento de la trata infantil.

Vivir bajo el cielo aumenta nuestra exposición al abuso.”

Adolescente de Sindhupalchowk – el barrio más dañado por los terremotos.

Nuestro trabajo en Nepal en los próximos meses

Con la intensificación de la temporada del monzón debemos actuar rápidamente y de manera efectiva para asegurar el bienestar de los niños y sus familias.

Los niños han vivido una experiencia muy angustiosa que incluso han interrumpido su educación y necesitan ayuda psicosocial urgente para recuperarse.

Vamos a seguir trabajando en los próximos meses para devolverle a miles de niños la oportunidad de tener una educación en Nepal, de recuperar la normalidad de sus vidas.

¿Nos ayudas a seguir trabajando en países como Nepal?

hazte socio