Rohingya

Dos años después:
La historia de Nur 

Nur, un niño refugiado rohingya

  

Nur se está recuperando

Uno de cada dos niños rohingya que han llegado huyendo a Bangladés sin su familia quedó huérfano debido a la violencia brutal que se vivió en Myanmar, su país de origen, hace dos años. Durante aquellos días los soldados quemaron aldeas enteras, se produjeron masacres y mujeres y niñas fueron víctimas de violaciones.

Hace dos años nuestros equipos vieron a los niños y niñas llegar a Bangladés solos, angustiados, hambrientos y tan exhaustos que no podían ni hablar. Establecimos espacios seguros para la infancia para que pudieran recibir apoyo y protección las 24 horas del día.

El pequeño Nur era uno de ellos. Rohima, una vecina de su familia, huyó de aquel horror y conocía al niño. Nos contó que le encontró cuando estaba solo y llorando. Ella le llevó a Bangladés y vivieron un viaje lleno de peligros. Ahora vive con ella y hemos vuelto a ver cómo se encuentra después de un año.

Nur ahora tiene 12 años y nació con un problema de sordera parcial. Al principio le costó integrarse con los demás niños de nuestro espacio seguro para la infancia, pero ahora va a diario porque ha aprendido a comunicarse con cada persona a su alrededor.

No es fácil olvidar los horrores de la guerra, pero Nur ahora se siente seguro y tiene la ayuda que necesita para poder socializar con todo el mundo fácilmente.

Nuestro trabajo continua

Desde Save the Children hemos estado trabajando en el campo de refugiados rohingya de Cox’s Bazar (Bangladés) desde 2012, brindando apoyo a los niños y niñas refugiados en salud, nutrición, higiene, educación y, sobre todo, protección infantil. Ya hemos llegado a más de 400.000 niños y niñas con nuestras intervenciones, salvando un innumerable número de vidas.

Seguimos trabajando cada día con los refugiados rohingya. Se lo debemos a Nur y a los miles de niños y niñas si queremos que tengan una oportunidad en la vida, para apoyarlos en la realización de sus sueños y para que no sigan siendo víctimas de un conflicto en el que no participaron.