"Yo tengo una casita
Que es así y así"

      

Yo tengo una casita que es así y así. Y por la chimenea sale el humo así y así.

Ésta es la canción que bailaban a coro los niños y niñas presentes en el espacio seguro que en Save the Children hemos puesto en marcha de cara a asistir a menores migrantes en Tijuana. La situación no puede ser más desesperanzadora. Ver cantar a los niños y niñas sobre una casa que han tenido que dejar atrás por miedo a una muerte segura en sus países de origen.

 

Miles de personas continúan en la ciudad fronteriza a la espera de resolver su condición migratoria, entre ellas, cientos de niñas, niños y sus familias, así como adolescentes que viajan solos. Es urgente que se pondan en marcha medidas especiales de protección para niñas, niños y adolescentes que integran la denominada Caravana Migrante en Tijuana.

Tijuana, ciudad fronteriza de la caravana migrante

Al menos 400 personas adultas y alrededor de 100 niñas y niños continúan durmiendo en tiendas de campaña en el parking del polideportivo Benito Juárez, con bajas temperaturas y en condiciones de insalubridad debido a la basura acumulada en los alrededores. El pasado jueves, un equipo médico se acercó a la zona para atender a las personas que ahí estaban. Entre las niñas y niños atendidos, las enfermedades respiratorias fueron las más frecuentes, junto con algunos casos de anemia y enfermedades gastrointestinales.

Nos preocupa la situación de las niñas, niños y adolescentes que permanecen en Tijuana. Tras varias semanas de viaje, muchos presentan enfermedades respiratorias y manifiestan haber pasado hambre en distintos momentos. En el caso de los adolescentes que viajan solos, en su mayoría, aseguran hacerlo para huir de la violencia del crimen organizado, que les presiona para unirse a estos grupos. Incluso algunas madres nos han contado que se sumaron al éxodo migrante para evitar que sus hijas fueran secuestradas por las pandillas con fines de explotación sexual. Es necesaria la coordinación efectiva de todos los niveles de gobierno para garantizar la protección internacional de niñas, niños y adolescentes que viajan solos

niño tijuana mexico
Ayer fue mi cumpleaños. Nos regalaron tortillas y salchichas para comer. Mi mamá me abrazó.

Nuestra Atención en los Espacios seguros

Tras la llegada de más de 6.000 personas al polideportivo Benito Juárez, hemos habilitado en este recinto un espacio seguro para prestar apoyo psicosocial y protección a niños y niñas. Este espacio fue trasladado al albergue El Barretal, donde se reubicó a la mayoría de las personas debido a la situación de hacinamiento que se estaba viviendo en Benito Juárez. Las lluvias y el frío están haciendo que cada vez sea más difícil poder estar en polideportivo.

Además, estamos trabajando en otros tres albergues gestionados por distintas entidades en Tijuana y mantiene sus actividades en Tapachula, Chiapas, donde contamos con cuatro espacios más.

Para los niños, estos espacios son fundamentales. Antes, mi hija se pasaba el día aburrida y angustiada pensando en nuestra situación. Ahora va a estos espacios, juega y ya regresa cansada y con ganas de contarme lo que hizo durante la mañana. Me enseña lo que dibujó y me dice que las maestras son muy cariñosas con ella
Madre instalada en el albergue El Barretal.

La mayoría de las niñas y niños han caminado durante días o han realizado parte del trayecto en vehículos que les han trasladado hasta Tijuana, a veces en condiciones de hacinamiento. Ayúdanos a seguir trabajando junto a la infancia migrante en Centroamérica.

trabajo save the children caravana migrante

Emergencia
caravana migrante