Los más solos

Cuando hablamos de infancia en movimiento hacemos referencia a niños y niñas que se desplazan dentro de su propio país o entre varios países, ya sea acompañados de sus padres o cuidadores primarios, o sin estar al cuidado de ningún adulto.

En el mundo hay 30 millones de niños y niñas que viven lejos de sus hogares por haberse visto obligados a desplazarse a otro país. Muchos de ellos deben alejarse de sus hogares sin la protección de sus progenitores o de otras personas de confianza, mientras que otros sufrirán la separación durante los largos periodos de tránsito en países ajenos. Lo hacen por un amplio abanico de razones, voluntarias e involuntarias. Seguridad, paz, estabilidad, educación y oportunidades, este es el rostro del "sueño europeo" al final del largo viaje.

La falta de acompañamiento durante sus trayectos migratorios y la lejanía de sus hogares les exponen a múltiples adversidades, viéndose obligados a abandonar precozmente su infancia.

Ahmed* tiene 12 años. Lleva varios días intentando cruzar por Ceuta mientras sufre la violencia y la miseria de vivir en la calle. 

 

De dónde vienen
La historia de una huida

Para llegar a España, los niños y niñas que deciden migrar solos o separados de sus familias recorren las mismas rutas migratorias que las personas adultas migrantes. La duración del viaje hacia España puede ser de varios meses a varios años. La situación de riesgo a la que son expuestos los menores es prolongada, y el número de etapas de su viaje está condicionado por los recursos económicos con los que cuentan al salir de su país y el apoyo que puedan recibir de familiares y conocidos en el momento en que dichos recursos se agotan.

Ruta Costera del Mediterráneo Occidental: la ruta a través de Senegal y Mauritania

El itinerario une Dakar, en Senegal, con Nouadhibo, en Mauritania, para seguir a través de la frontera a Bir Gandouz, Laayoune en Marruecos, desde donde los niños migrantes se dirigen hacia las principales ciudades marroquíes, en las que confluyen los demás flujos migratorios que vienen desde Argelia. Aunque esta ruta es mayoritariamente recorrida por nacionales senegaleses, también es usada por las personas de origen nigeriano o marfileño. No es actualmente la ruta más concurrida, sobre todo debido a los severos y repetidos controles fronterizos que desalientan a cualquier migrante que no esté en posesión de un documento de identidad que le permita pasar.

Ruta del Mediterráneo Occidental: el viaje transahariano

Este viaje es más peligroso y más largo y se efectúa en varias etapas, por lo que puede durar entre un mes y varios años. Hay dos rutas principales: una que pasa por la ciudad de Agadez en Níger y otra que recorren mayoritariamente los nacionales de países francófonos, y pasa por Mali, por la ciudad de Gao. El viaje hasta la frontera con Marruecos se estima que cuesta entre 600 y 1000 euros para los hombres, precio que se reduce para las mujeres y para los niños y niñas que viajan solos.

Ruta de los menores sirios

Durante los primeros años de conflicto, los refugiados y refugiadas sirios huían hasta Turquía, Líbano o los Estados del Golfo, desde donde viajaban en avión hasta Egipto, o directamente hasta Argelia, donde confluyen los demás flujos migratorios con destino España.

Sin embargo, ambos países del norte de África han modificado sus normas por el aumento de los flujos. Egipto en 2013, y más tarde Argelia, que desde marzo de 2015 ha introducido restricciones en los visados impidiendo a estos migrantes viajar al país o transitar por él. Desde entonces, las y los refugiados de Siria han utilizado la ruta que desde Mali y Mauritania les lleva a entrar a Argelia de manera irregular, obligándoles así a realizar la más peligrosa travesía del desierto del Sáhara.

La entrada a España

Las personas migrantes que llegan a España por la frontera sur lo hacen de tres maneras: por la costa, cruzando los puestos fronterizos de Ceuta y Melilla, o saltando las vallas de estas ciudades autónomas. En función de cada vía, una vez que se encuentran en el norte de Marruecos se dirigirán a una ciudad marroquí u otra. Muchos se ven obligados a establecerse durante un tiempo en las principales ciudades marroquíes para reunir el dinero necesario para continuar su viaje.

La situación en España
Los peligros de vivir solos

En los últimos años hemos asistido a un aumento de los flujos migratorios con destino a Europa debido a los conflictos que han causado la huida de la población civil desde distintas áreas geográficas.  El Estado español también está viviendo un importante incremento de llegadas. En 2017, 28.349 personas han entrado por mar al territorio español, solo 1.369 personas menos que a Grecia.

Esta es alguna de la información que esiste sobre de dónde vienen, quiénes migran y dónde se quedan.

  • Llegadas por el Mediterráneo a España, Italia y Grecia

  • ¿Cómo ha evolucionado el número de niños y niñas tutelados?

  • ¿En qué Comunidad Autónoma se quedan?

  • ¿Cuántas son niñas?

¿De qué país vienen los menores?

Fallos en el sistema
Por qué su situación es tan dura

A pesar de que su situación es la más vulnerable en un contexto de riesgos y peligros, España ha establecido un sistema que intenta negarles una y otra vez la posibilidad de disfrutar de los derechos y tratos que les reservamos a los demás ciudadanos.  

A su solicitud de protección les ofrecemos desamparo, a su petición de estabilidad les contestamos con precariedad y a sus sueños de bienestar les brindamos invisibilidad y exclusión. Frente a su necesidad de autonomía, les sometemos a un sistema que les niega oportunidades y desarrollo personal. 

Tras haber cruzado desiertos, viajado ocultos en camiones, sobrevivido a peligrosas travesías y saltado vallas, los niños y niñas migrantes son sometidos a tratos y pruebas indiscriminadas cuyo único objetivo es rehuir de la protección a la que son obligadas y se han comprometido las instituciones públicas.  


  • Identificación de menores

  • Pruebas de determinación de la edad que realmente tienen

  • Condiciones de acogida

  • Qué pasa con ellos cuando cumplen 18 años

  • Protección de los perfiles más vulnerables

  • Regularización de su situación

  • Educación y empleo

  • Determinación del interés superior del menor

 

 

 

Nuestras propuestas
Su situación puede mejorar

Siguen existiendo inaceptables incongruencias entre el nivel de protección que España se ha comprometido a brindar a los menores migrantes solos en nuestro país, y el ofrecido en la práctica por las medidas y las políticas que les afectan.   

Desde Save the Children creemos que el incremento que estamos observando en los flujos migratorios hacia nuestro país, entre los que se mezclan los niños y niñas que viajan solos, nos proporciona la oportunidad adecuada para realizar una reflexión conjunta sobre el sistema de protección en España.  

Frente al creciente número de jóvenes migrantes que prefieren hasta vivir en la calle o en parques antes de volver a los centros donde están tutelados, frente a las muertes, los suicidios y los abusos sexuales, proponemos soluciones concretas para un sistema que les está fallando y que debería estar de su parte. 

 

 

Puedes descargarte el informe "Los más solos" aquí.