Consejos para profesores frente al bullying o acoso escolar

21 Septiembre 2015

La frase de "Eso son chiquilladas" nos viene a la cabeza cuando hablamos de bullying. Pero al acoso hay que llamarlo por su nombre, es un tipo de violencia que se produce entre dos personas menores de edad, no es un juego y no podemos justificarlo. Esa "ley del silencio" que rodea  las situaciones de acoso escolar debe desaparecer. Tenemos que ser capaces de identificar los casos de acoso y tomar medidas que protejan tanto a los acosados como a los acosadores, ya que en ambos casos estamos hablando de niños.

El acoso y el ciberacoso son formas de violencia contra las que todos los niños y niñas tienen derecho a ser protegidos"

Bullying o acoso escolar

El acoso escolar consiste en hacer daño a un compañero o compañera de forma intencionada y repetida, utilizando distintas formas de agresión. Dicha violencia puede ser verbal como poner motes, tomar el pelo, amenazar, hacer burlas, hablar mal de otros, insultar, despreciar, provocar, amedrentar. También se ven agresiones físicas como golpear, empujar, dar una patada a otro, arrojar cosas, quitar, romper o esconder las pertenencias de alguien, hacer muecas o gestos de desprecio. Muchos de estos gestos pueden ser sociales o sexuales, que van desde excluir a alguien o difundir rumores, hasta hacer tocamientos sin consentimiento o hacer burlas del cuerpo.

Ciberbullying o ciberacoso

El ciberacoso es un tipo de acoso a algún compañero o compañera a través de medios tecnológicos, utilizando distintas formas de agresión. En ocasiones se mandan mensajes desagradables o dañinos, se realizan llamadas acosadoras al móvil, envío de fotos hechas con el móvil y utilizadas para amenazar, e-mails acosadores, acoso a través de chat. Estos mensajes pueden enviarse a través de Whatsapp, Twitter u otra red social. También se puede hablar mal de alguien o colgar en internet información personal.

¿Cómo prevenimos el bullying o acoso escolar?

  • Los patios de recreo deben ser espacios de relación positiva, con una vigilancia adecuada y juegos cooperativos.
  • Para actuar de manera adecuada es necesario conocer los mecanismos de protección de la infancia (protocolos de actuación en situaciones de violencia dentro y fuera del ámbito educativo).
  • Educar en derechos a los niños y niñas previene la violencia entre pares.
  • Propiciar en los estudiantes la identificación y superación de estereotipos y prejuicios para promover relaciones basadas en el respeto.
  • Realizar actividades específicas de sensibilización en el tema de la violencia y la convivencia.
  • Desarrollar en los niños y niñas habilidades personales para:
    – Promover la empatía. Buscando siempre el apoyo a la víctima y el rechazo de todas las actitudes violentas.
    – Fomentar la cohesión entre compañeros y las relaciones basadas en la solidaridad y el respeto mutuo. Un niño o niña que tenga amigos difícilmente será acosado.
    – Identificar las situaciones de violencia.
    – Expresar emociones para liberarse del sufrimiento y encontrar a personas que les ayuden.
    – Buscar y solicitar ayuda: No ocultar lo que sucede.
    – Ser asertivo: Defender los derechos sin vulnerar los de los demás.
    – Denunciar: Aprender que la denuncia es un paso necesario para superar las experiencias injustas y evitar otros delitos.
  • Diseñar estrategias educativas en el uso responsable y seguro de la red.

¿Cómo identificamos el bullying o acoso escolar?

  • No minimizar la gravedad de las agresiones.
  • Observar de manera sistemática al niño o niña en todos los espacios.
  • Informar al tutor y al equipo directivo del centro, mediante una hoja de observación, donde se recojan los hechos y los implicados con la mayor precisión posible.
  • Intentar actuar lo más inmediatamente posible, tomando las medidas acordadas y dialogadas con la comunidad educativa para proteger a la víctima.
  • Hacer intervenciones individuales con las personas involucradas, las víctimas, los agresores y los observadores.
  • No hacer mediación, porque se trata de una situación en la que existe un desequilibrio de poder.
  • No culpabilizar ni a la víctima ni a los agresores ya que puede acrecentar la intimidación y provocar resentimiento.
  • Intervenir con todo el grupo para que las actitudes y conductas negativas sean rechazadas por todos y todas.
  • Respetar el derecho del niño o la niña a elegir la persona a quien desee contarle el problema. Es importante que haya una persona de referencia y que no se le pida que cuente varias veces lo que le sucede para evitar la revictimización.

 

Descarga el documento en PDF con los consejos para profesores frente al acoso escolar

descargar

La respuesta ante estos casos de violencia debe ir más allá, en Save the Children creemos que los Gobiernos deben dar una respuesta contundente e integral frente al acoso, no actuar a tirones cuando aparece un caso mediático. Por eso pedimos al Gobierno y a todas las fuerzas políticas que combatan el acoso desde un paraguas más amplio, que definan y aprueben una Estrategia y una Ley específica para acabar con todos los tipos de violencia que sufre la infancia, con medidas concretas, con la coordinación de todos los actores (administraciones, comunidad educativa, padres, niños y niñas, etc.), y con la asignación de un presupuesto.

Acabemos con la violencia contra los niños en España

Firma ahora