Infancias Robadas 2017

Informe mundial sobre la infancia

31 Mayo 2017

A 700 millones de niños y niñas en el mundo —y probablemente a cientos de millones más— les han robado la infancia antes de tiempo. Esto se debe a muchas causas, como enfermedades, conflictos, la violencia extrema, el matrimonio infantil, el embarazo precoz, la desnutrición, la falta de acceso a la educación y el trabajo infantil.

La combinación de estos factores ha tenido un gravísimo impacto en la infancia de todo el mundo. Desde hace casi un siglo en Save the Children luchamos contra la pobreza y por acabar con la discriminación. Por eso hoy publicamos el informe "Infancias robadas", que pretende analizar en profundidad qué impide a los niños y las niñas disfrutar de su infancia. Este informe tendrá carácter anual y nos permitirá ver cómo la situación de la infancia mejora o empeora de cara a pedir a los responsables políticos que se comprometan a poner en marcha mejoras que impacten en la vida de los niños más vulnerables.

La infancia debería ser una etapa de la vida en que los niños y las niñas puedan crecer, aprender y jugar en un entorno seguro. Todos los niños merecen vivir una infancia con amor, cuidados y protección para poder desarrollar su pleno potencial. Sin embargo, al menos un 25% de los niños del mundo no puede disfrutar de este derecho.

La mayoría de estos niños y niñas viven en comunidades desfavorecidas en los países en desarrollo, donde el progreso ha dado una falsa sensación de mejora que no ha hecho más que incrementar la desigualdad. Estos niños sufren pobreza y discriminación. Viven marginados por ser quiénes son: niñas, refugiados, miembros de minorías étnicas o niños y niñas con algún tipo de discapacidad. Estos peligros para la infancia también están presentes en los países más desarrollados. Todos los países, tanto ricos como pobres, pueden hacer más de lo que están haciendo actualmente para asegurar que todos los niños y niñas disfruten de sus derechos.

ÍNDICE DE infancias robadas

De cara a poder medir esta situación de desigualdad hemos creado un índice único que analiza las razones principales por las que se interrumpe la infancia de muchos niños y niñas. Este índice centra en un conjunto de graves hechos que tienen un impacto directo en la vida de los niños. El índice clasifica 172 países, desde aquellos donde la infancia se encuentra en una mejor situación hasta aquellos en que se encuentra más afectada

Para medir los factores que ponen en peligro a la infancia se han utilizado los siguientes indicadores: la mortalidad de niños y niñas menores de cinco años, la desnutrición que provoca retraso del crecimiento, la no escolarización de los menores, el trabajo infantil, el matrimonio precoz, los embarazos de adolescentes y la violencia extrema.

Que niños y niñas sobrevivan o mueran, vayan o no a la escuela y estén protegidos o sufran daños no es una cuestión de suerte. Que un niño o una niña no pueda disfrutar de su infancia es el resultado de decisiones que excluyen, de manera intencional o por negligencia, a grupos específicos de niños y niñas

Noruega, Eslovenia y Finlandia ocupan los primeros lugares. España el puesto 14. Níger se encuentra en el último lugar de la lista de países analizados. Los 10 países peor clasificados —siete de ellos de África Occidental y Central— constituyen la imagen inversa de los primeros países de la lista. Aunque los desafíos que enfrenta la infancia son más graves en estos últimos países, existen algunos indicios de mejoras. Estos logros demuestran que las decisiones políticas pueden tener más influencia que la riqueza nacional.

La desesperación humana y la pérdida de oportunidades que representan estas cifras exigen que a los niños y las niñas de todo el mundo se les brinden los servicios básicos, la protección y las oportunidades que necesitan para sobrevivir y desarrollarse.

 

LOS ROSTROS DE UNA INFANCIA ROBADA


  • Zeinabou es una niña de 9 años que vive en una aldea remota de Burkina Faso. Ella sufre una discapacidad que le impide ir a al colegio. Su familia no puede permitirse pagar la atención médica que necesita y no existe un sistema que apoye a las familias en esta situación. Zeinabou se pasa el día en casa cuidando a su hermano pequeño y fabricando escobas de paja que vende para generar ingresos.

  • Rony tiene 12 años y trabaja seis días a la semana en una fábrica de tuppers de pástico en Bangladesh. Este trabajo implica el contacto directo con materiales cancerígenos y supone un riesgo para su salud.

 

Descargar PDF del Informe Mundial de la Infancia 2017: Infancias robadas

Más información sobre el fin de la infancia.