Siria: La infancia en la sombra de la guerra

Las voces de los niños sirios

13 Enero 2016

El conflicto en Siria ha matado ya a más de 300.000 personas en el país, de los cuales, al menos 12.000, son niños. Las consecuencias de este conflicto llegan más lejos aún, ya que ha dejado a 6,5 millones de personas desplazadas dentro del país, muchos están viviendo en zonas de difícil acceso para la ayuda humanitaria. Se estima que 4,8 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en estas zonas sitiadas o de difícil acceso.

En el quinto año desde el inicio del conflicto la intensidad del mismo aumenta día a día. Cada vez son más los civiles que están siendo expulsados de su hogar y viéndose obligados a buscar refugio en otro país. Cada vez más gente huye de Siria. El conflicto se está extendiendo y vinculando a la violencia existente en países vecinos como Iraq. Esta violencia se produce en gran medida por las incursiones de los Estados Islámicos, que han desestabilizado gran parte del territorio iraquí y complicado el conflicto en Siria.

Estamos viviendo uno de los mayores movimientos de refugiados de la historia actual. A finales de 2014 había 3 millones de personas huyendo del conflicto en Siria. Esta cifra asciende hasta los 4,29 millones a finales de 2015. Más de 2 millones de los refugiados sirios son niños.

¿Cómo afecta esto a la infancia?

Los niños están expuestos a la presencia continua de la violencia, tanto física como verbal y psicológica, además de la falta de servicios esenciales. Esta situación está  teniendo un impacto perjudicial sobre el desarrollo y el bienestar de los niños y las niñas. Millones de familias no pueden acceder a lo más básico, como la alimentación, el refugio o la atención médica. El no poder ir a la escuela, perder amigos y miembros de su familia, el alto grado de estrés en los hogares o el constante desplazamiento tienen un gran impacto en el desarrollo de los niños.

Nos pasamos el día entero en nuestras tiendas. Ayudamos a nuestras madres a limpiar y preparar la comida. Por el acoso que sufrimos de los chicos no podemos dejar las tiendas solas. Nos tienen que acompañar nuestros padres para ir a cualquier sitio, incluso a la tienda o al espacio seguro"
Niña de 15 años en el campo de IDP, en Iraq

La recuperación psicológica a largo plazo de los niños que huyen de la guerra de Siria está seriamente amenazada debido a la falta de fondos para la protección de la infancia, el número creciente de refugiados y los escasos recursos que existen en los países de acogida. Naciones Unidas estima que una cuarta parte de los niños que aún están en Siria corren el riesgo de desarrollar problemas de salud mental, a lo que hay que añadir el aumento de las necesidades psicológicas de millones de niños refugiados sirios e iraquíes que permanecen sin cubrir. Las consecuencias para el futuro de la salud mental de toda una generación podrían ser catastróficas. Al impacto obvio de los daños psicológicos causados a estos niños por haber sido testigos de una violencia extrema, hay que añadir el producido por el hecho de haber tenido que dejar su casa y desplazarse a un nuevo lugar.

Nuestros compañeros que están trabajando en el campo de desplazados internos en la región del Kurdistán iraquí estiman que el 10% de los niños que han participado en nuestros programas ha perdido al menos a uno de sus padres. Además, la tasa de matrimonios de niñas sirias que viven en Jordania aumentó de un 25% en 2013 al 32% en 2014, según datos de UNICEF. En el campamento de Za'atari, por ejemplo, la tasa de matrimonios precoces ha pasado del 12% en 2011 al 25% en 2013, según nuestros datos.

Las voces de los niños sirios

Hemos elaborado un informe a través de las voces de los niños, padres y personal que trabaja en la región. Este informe presenta una visión de los problemas a las que se enfrentan las familias de refugiados y desplazados dentro de la región. Una de las principales conclusiones del informe es la capacidad de los niños, siempre y cuando tengan un apoyo continuo y adecuado, para mitigar el impacto causado por este conflicto y seguir adelante.

  • ¿Qué me haría feliz? Escuchar que se ha acabado la guerra en Siria"
    Olfa* tiene 11 años y está ahora en Trípoli, Líbano

  • Cuando tenía un problema, siempre hablaba con mi amiga. Estábamos juntas en Siria, pero las situaciones han hecho que nos alejemos. Ahora cuando tengo un problema estoy sola. Ella me ayudaba mucho"
    Una niña de 15 años nos explica su dibujo

  • El espacio seguro es como nuestra madre: nos cuida, nos escucha, nos respeta"
    Niña de 15 años refugiada en Iraq

  • He dibujado una niña triste porque mi hermano murió. Cuando estoy triste dibujo"
    Una niña de 11 años refugiada en Iraq

Todas las organizaciones que estamos en terreno debemos hacer más, pero necesitamos financiación para hacerlo. Los derechos y las necesidades de los niños y niñas en todos los países afectados por la crisis en Siria deben verse satisfechas. 

Descargar el informe en inglés en PDF

DESCARGAR INFORME

La historia de Aden

 

 

Estamos especialmente preocupados por el impacto en el desarrollo y bienestar psicosocial de los niños y familias a las que estamos apoyando en este conflicto y su resultante desplazamiento. Ayúdanos a frenar los efectos de esta guerra en una generación de niños.

DONA AHORA