Image
foto_2_tf.jpg

Aprender juntos

Todos los niñas y niñas en algún momento sueñan ser como alguien a quien admiran: sus madres o padres, sus abuelas, sus profesores, sus educadoras… Desde bien pequeños, a través de la observación, los niños tratan de imitar a los adultos repitiendo sus gestos, sus expresiones, sus conductas. Viven en un proceso de aprendizaje constante donde sus padres y madres toman un rol fundamental ya que se convierten en un modelo de conducta a seguir para sus hijos e hijas. 

Aprender, jugar, y, en definitiva, crecer en familia aporta muchos beneficios no solo para los más pequeños sino para todos. Hacer actividades juntos y acompañarles crea un vínculo irrompible. Pero hay veces que el ritmo de vida diario, la falta de tiempo, las preocupaciones o hasta el desconocimiento hacen que madres y padres no dediquen tiempo suficiente con sus hijos. Y este tiempo es necesario e insustituible, ya que no tenerlo puede acabar afectando a la relación que uno acaba teniendo con sus hijos e hijas.

Construir relaciones fuertes y sanas entre padres e hijos, aprender en familia e ir creciendo juntos es lo que se hace en el programa CaixaProinfancia de Save the Children. En estos talleres se trabaja de forma conjunta con las familias y los niños y niñas. Un espacio donde mejorar las relaciones familiares a la vez que se fomentan las habilidades sociales.

La relación con mi madre ha mejorado mucho. Hemos aprendido como pasar más tiempo en familia y ahora hacemos muchas más cosas juntas”

Participante en el programa CaixaProinfancia 

Empoderando a las madres y padres ayudamos a potenciar las capacidades de los niños y niñas. Hay veces que no somos conscientes de que la manera en la que actuamos o la capacidad que tenemos de afrontar situaciones complicadas, no solo es importantes para nosotros sino también para nuestros hijos. Las niñas y niños aprenderán a comportarse de acuerdo a lo que observen, sobre todo, de sus modelos a seguir, por eso es importante que actuemos en función de lo que enseñamos. Para los niños, lo que observen siempre tendrá más peso que las palabras, por lo tanto, nuestra manera de hacer las cosas tiene que ser coherente con lo que decimos. Uno no puede esperar a que un niño tenga respeto a los demás si lo que ve en casa es a dos personas que se hablan mal y se faltan el respeto. 

Por eso es importante educar desde una parentalidad positiva y respetuosa con los niños, así como compartir tiempo de calidad con ellos. En el programa CaixaProinfancia de Save the Children las familias comparten sus preocupaciones, miedos e inseguridades que tienen en relación a la crianza de sus hijos e hijas de manera grupal fortaleciendo el vínculo también con la comunidad. Además, compartimos y potenciamos las herramientas que las madres y padres necesitan para desarrollar habilidades de comunicación y organización familiar, recursos para potenciar sus capacidades para atender y educar a sus hijos, y para aprender a gestionar positivamente las situaciones de conflictos y promover los lazos afectivos. Cuando vemos que una niña que no le decía “te quiero” a su madre cuando empezó los talleres acaba diciéndole “eres mi heroína”, muestra una gran evolución y constata que el trabajo conjunto con los niños y niñas y sus familias es esencial.