¿Cómo medimos la pobreza infantil en España?

26 Noviembre 2018

Artículo escrito por Gabriela Jorquera, técnico incidencia política sobre pobreza y protección social en Save the Children.

En septiembre estuve en la octava edición de Naukas Bilbao, el mayor evento de divulgación científica en español. Dos días en el que conocidos divulgadores y divulgatrices, cuentan los aspectos más variopintos de distintas ramas de la ciencia en charlas de 9 minutos, de una manera sencilla, divertida y emocionante. En esta edición, hubo algunos invitados de fuera de la divulgación científica. Y yo tuve el INMENSO honor de ser una de ellos. 

 

 

En el inmenso escenario del Palacio Euskalduna –un escenario realmente impresionante-, conté cómo medimos la pobreza, el gran trabajo estadístico que se hace de forma armonizada con todos los países europeos, y que establece una línea (el umbral de la pobreza) que determina a partir de cuánto dinero se empieza a ser pobre, y expliqué a cuánto equivale en España, dependiendo de la composición del hogar.

Y conté otra manera de mirar el asunto: medir la pobreza, no por el lado de los ingresos, sino de los gastos. En Save the Children hemos calculado cuánto cuesta criar a un hijo en España, y sus resultados, muy interesantes, están en la charla a partir del minuto 4:10 y que podéis leer también en la publicación "El coste de la crianza"

Midamos como la midamos, España tiene un enorme problema con la pobreza infantil, un problema porfiado que nos ha acompañado desde que medimos la pobreza en España. Muchas familias, a pesar de realizar un inmenso esfuerzo económico, no pueden garantizar que sus hijos e hijas crezcan y se desarrollen en las condiciones adecuadas.

Muchas de ellas necesitan de las prestaciones del Estado para poder cubrir sus necesidades básicas. Pero las prestaciones a familias y a la infancia en España están dentro de las más bajas de Europa, y nuestra capacidad de reducir pobreza en nuestros niños es la segunda más baja de nuestra región. 

¿Se puede acabar con la pobreza infantil?

Debemos revertir urgentemente esta situación. Los caminos son de sobra conocidos y cuentan con suficiente evidencia que los sustente: incrementar la cuantía de la prestación por hijo a cargo es el primer paso hacia un cambio en la política pública en relación a los derechos del niño, y en especial, a su protección social.

El bienestar de la infancia afecta a toda la sociedad. Por eso, garantizarlo es responsabilidad de todos. No podemos permitir que nuestros niños y niñas crezcan en condiciones indignas cuando los esfuerzos que hacen sus padres y madres no son suficiente.

Los derechos de los niños y niñas no son solamente asunto de las familias, es una cuestión de interés público. El Estado debe actuar para asegurar que todos los niños crezcan y se desarrollen con dignidad.

Firma nuestra petición

11.919 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 50.000.

Únete, firma nuestra petición

Nueve dígitos. No utilices espacios