Image

Crisis migratoria
en Ceuta

  

Ante la crisis migratoria en Ceuta, debida a la llegada de alrededor de 8.000 personas migrantes a la ciudad autónoma española en un tiempo muy breve, desde Save the Children insistimos en la ilegalidad de las devoluciones en caliente de niños, niñas y adolescentes, ante el riesgo de que se lleven a cabo expulsiones de perfiles vulnerables sin garantías y sin un sistema adecuado de identificación.

Crisis migratoria en Ceuta: ¿qué está pasando?

La crisis migratoria en Ceuta se produce como consecuencia de la llegada de un número record de personas que cruzaron a territorio español esta semana, incluidos alrededor de 1.500 niños y niñas solos. Aproximadamente la mitad de las 8.000 personas migrantes que cruzaron fueron devueltos a Marruecos.

Cabe recordar que, en el caso de los menores de edad, los convenios internacionales en materia de protección internacional y de derechos de la infancia impiden estas devoluciones sistemáticas y colectivas en caliente. Se trata de una práctica que no vela por el interés superior del menor. Debemos asegurar que se realice una valoración individual y personalizada de los perfiles más vulnerables que necesitan protección.

Ceuta vive una situación excepcional y necesita ayuda para gestionar esta emergencia sin precedentes. Es necesario contar con un protocolo ágil de respuesta compartida tanto a nivel español como a nivel de la Unión Europea. Urge establecer un mecanismo de reparto interterritorial en nuestro país y en Europa para equilibrar responsabilidades entre Comunidades Autónomas y a los países fronterizos.

Nuestro trabajo para abordar la crisis migratoria en Ceuta y de ayuda a la infancia migrante

Desde Save the Children ya estamos en contacto con las autoridades locales para que haya un enfoque de infancia en la gestión de niños, niñas y adolescentes que lleguen a nuestro país. Pedimos a las autoridades competentes que no se lleven a cabo expulsiones sin garantías y sin un sistema adecuado de identificación. Además, nuestro equipo de intervención experto en migraciones está evaluando la situación para garantizar que se atiendan sus necesidades de protección, las mejores soluciones para su situación personal, así como los posibles riesgos en origen y garantizar así sus derechos.

En Melilla tenemos un trabajo de intervención directa con niños, niñas y adolescentes enfocado a asegurar su protección y a fomentar, especialmente en el caso de los menores no acompañados, que participen en su proceso de desarrollo e independencia.

En el paso fronterizo de Beni Enzar con Marruecos donde se produce tanto la entrada de familias al completo, como de manera escalonada y de menores no acompañados, trabajamos atendiendo a los niños y niñas migrantes y refugiados que cruzan la frontera solos o acompañados. Lo hacemos en un espacio amigable para la infancia que hemos instalado para reducir el impacto negativo de la espera mientras se realizan los trámites de su solicitud de asilo.

También, estamos trabajando en Gran Canaria, proporcionando asistencia técnica a las entidades que gestionan los recursos de atención humanitaria para la acogida de la infancia migrante y refugiada y a aquellas que coordinan los dispositivos de emergencia para menores tutelados. En concreto, estamos dando formación a profesionales de los diferentes centros para la detección de vulnerabilidades y para trabajar la gestión de emociones y conflictos. Además, estamos realizando talleres con niños y niñas migrantes para incidir positivamente en su bienestar y trabajamos para garantizar que sus derechos sean respetados.