Las consecuencias de El Niño en Indonesia

30 Junio 2016

Millones de personas en el área delo Pacífico y Asia están sufriendo el peor fenómeno de El Niño desde 1950. El fenómeno ha causado sequías e inundaciones que han afectado a familias enteras, dejándolas sin sustento y afectadas por el hambre.

En los próximos meses, se prevé que el número de afectados aumente ante su impacto. Este tipo de desastre natural impide que muchas comunidades accedan a comida y pone a las familias en riesgo de sufrir desnutrición, enfermedades, e incluso, impide la educación de niños y niñas.

La historia de Arninda

Arninda tiene 10 años y está en cuarto curso en la escuela primaria Karekanduku de Indonesia. Su padre, Timoius, es agricultor. Cultiva maíz, arroz, soja y nueces. La alimentación de la familia de Arninda depende de la cosecha. No obstante, la sequía no ha permitido que tengan el sustento necesario para sobrevivir.

Por el tipo de tierra y la falta de agua, los agricultores dependemos de la lluvia para que los cultivos de maíz, yuca, verduras y arroz crezcan"

Timoius

La sequía ha hecho que Timoius no pueda cubrir las necesidades básicas de su familia. En su casa, la cena consiste en una ración de maíz, yuca o raíces cuando no hay suficiente dinero. Esta falta de alimentos afecta a su hija que está en edad escolar.

Una maestra de la escuela de Arninda dice que muchos de ellos van al colegio sin desayunar, les entra sueño y pierden la concentración y las ganas de aprender. Incluso cuenta como ha habido instantes en que sus alumnos se desmayaban debido a la falta de alimento.

Aparte de desnutrición, hay muchos casos en que los niños y niñas tienen que trabajar y dejar la escuela para ayudar a sus padres a ganar el dinero destinado a cubrir sus necesidades básicas. La falta de alimentación que ha causado la sequía provoca la pérdida de la educación que permitirá a niños y niñas salir adelante en sus propias comunidades.

En Save the Children estamos trabajando junto a estas comunidades en riesgo. Actualmente, estamos presentes en los 15 países de la región que han resultado más afectados por El Niño y en aquellos lugares cuya dificultad de acceso es mayor. Hemos ayudado a las familias más vulnerables a la sequía, como la de Arninda, cuya provisión de agua es insuficiente para sobrevivir.

Contamos con la experiencia necesaria para atajar las consecuencias del fenómeno global que supone El Niño. Es de vital importancia tomar medidas para paliar la sequía y garantizar una educación de calidad a todos los niños y niñas que viven en las zonas de Asia y el Pacífico.    

DONA