Image
Congreso de los Diputados

Pedimos medidas para la infancia
en el Congreso de los Diputados

  

Andrés Conde, director general de Save the Children, ha comparecido en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica.

La lucha contra la pobreza que afecta a los hogares con hijos e hijas a cargo y la brecha educativa que viven las familias más vulnerables son los dos grandes desafíos que se tienen que afrontar durante la recuperación. Lo ha expresado Andrés Conde, director general de nuestra organización, en la Comisión de Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, creada recientemente para afrontar los graves problemas en España derivados por la pandemia del coronavirus.

Pobreza severa, brecha educativa, violencia invisibilizada

“En la emergencia sanitaria los niños y las niñas no han sido un grupo de riesgo, lo que ha llevado a que no hayan estado realmente en el foco de las decisiones. Pero en términos del impacto social de la emergencia, la infancia corre el riesgo de pagar el precio más elevado y, sin duda, el más duradero. En España los hogares con hijos e hijas a cargo son los más vulnerables. Ya lo eran antes de esta emergencia, y el impacto de la crisis ha actuado como un enorme amplificador y acelerador de su vulnerabilidad”, ha afirmado Andrés Conde en el Congreso.

Además, tras confirmarse la aprobación del ingreso mínimo vital (IMV) por el Consejo de Ministros, desde Save the Children consideramos que supone una buena medida para luchar contra la pobreza. Sin embargo, es mejorable porque los umbrales establecidos dejan fuera de esta prestación a parte de la población en riesgo de pobreza, como los hogares compuestos por dos personas adultas y dos niños con ingresos anuales de entre 10.523 y 18.628,9 euros.

Desde Save the Children reconocemos que es necesario simplificar la burocracia para su solicitud, evitando una barrera más para las familias con menor nivel cultural, así como es importante la priorización de las familias monoparentales, formadas en su mayoría por mujeres solas, a quienes se destinará 100 euros más al mes para cubrir las necesidades de crianza.

Nuestro director general, Andrés Conde, ha defendido durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados que se apruebe una prestación por hijo e hija a cargo reforzada como medida ‘puente’ hasta la efectiva aplicación del IMV: “Proponemos la ampliación de las cuantías de la prestación por hijo a cargo durante tres meses y que sea con efectos retroactivos, es decir, desde mediados de marzo a mediados de junio. Supondría movilizar una ayuda de emergencia de forma ágil, al estar las familias ya registradas, lo que simplificaría su gestión. Solo sería necesario aumentar la cantidad percibida”.

El peligro de la desconexión del alumnado más vulnerable tras meses sin clases presenciales supone otra prioridad que abordar con la mayor celeridad. Se han de destinar recursos extra a los centros educativos con alumnado desfavorecido, aumentar el refuerzo educativo extraescolar y desarrollar sistemas de préstamo de dispositivos con conexión a internet para asegurar el acceso de forma inclusiva

Para finalizar, nuestro director general también ha destacado la necesidad de la aprobación de la Ley Orgánica de Protección de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, que permita aterrizar a todos los niveles administrativos y competenciales, medidas específicas de concienciación, prevención, detección, protección y restauración. “El confinamiento ha amplificado la violencia hacia la infancia, aumentando la tensión en los hogares e incluso obligando a víctimas a convivir 24 horas al día con sus agresores. Asimismo, ha evidenciado la falta de mecanismos de denuncia accesibles para los niños y las niñas”, ha concluido.

Por su parte, el conjunto de diputados y diputadas de los distintos grupos parlamentarios que han participado en la Comisión de Reconstrucción han reconocido la necesidad de aumentar la inversión en infancia, reducir la brecha educativa y la necesidad de aprobar con urgencia la Ley Orgánica de Protección de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. Por nuestra parte, esperamos que este consenso se transforme cuento antes en acciones y políticas concretas.