Gasto sanitario

Igual que pasa con la educación, cuando disminuye la inversión pública en sanidad, aumenta el porcentaje del coste de la misma que depende de las familias. Unos hogares tienen más capacidad de gasto que otros cuando, además, debido a un aumento de la pobreza, la salud empeora. A pesar de que España tiene un sistema sanitario muy bueno, que un mayor coste del mismo dependa de las familias incrementa la relación entre pobreza y enfermedad.

Desde el año 2009, el gasto sanitario público se ha reducido en 4.996 millones de euros, es decir 0,4 puntos porcentuales menos del PIB. Como consecuencia, el peso que sobre el total del presupuesto sanitario tenía la inversión de las familias en 2014 aumentó en 4,2 puntos porcentuales desde 2010, representando prácticamente 3 de cada 10 euros, la mayoría de ellos provenientes del copago sanitario. 

Según la Organización Mundial de la Salud, si el copago representa más de un 15% del presupuesto sanitario, existe riesgo financiero asociado a la enfermedad; en otras palabras, hay posibilidades de caer en la pobreza por tener que pagar por atención sanitaria. El copago suponía en 2014 el 19% de los costes sanitario y, por lo tanto, en España hay niños y niñas pobres porque su familia ha tenido que costear parte de la atención sanitaria que necesitan.

.

  • Gasto sanitario público consolidado. Millones de euros y porcentaje sobre PIB. España, 2009-2014

     
  • Gasto sanitario público por habitante (euros) en España entre 2008 y 2014

     

 

  • Gasto público y privado como porcentaje del gasto total en salud. España 2008-2014

     
  • Variación interanual (%) del gasto público y privado como porcentaje del gasto total en salud. España 2008-2014 

     

 

Ver todos los datos de determinantes sociales de la salud >