Nutrición

En todo el mundo, 170 millones de niños no logran disfrutar de todo su potencial debido a una inadecuada nutrición. Sin los nutrientes que necesitan, son más susceptibles frente a cualquier enfermedad y es más probable que obtengan peores resultados en su educación.

Nuestro trabajo nos ha demostrado la importancia de poner todos los esfuerzos nutricionales en los primeros mil días de vida, desde el inicio del embarazo de la madre hasta el segundo cumpleaños del niño. Este es el período más crítico porque es cuando el cerebro, el sistema inmune y el cuerpo se desarrollan más rápidamente. Sabemos que cualquier impacto negativo en este tiempo es irreversible y por eso centramos nuestro trabajo en intervenciones y programas destinados a las madres y los bebés más pequeños a través de trabajadores, voluntarios y centros sanitarios locales

Trabajamos mejorando la dieta y los nutrientes de las madres antes y durante el embarazo; fomentamos buenas prácticas de lactancia materna, especialmente durante los primeros seis meses de vida; ofrecemos a los bebés de entre 6 y 24 meses complementos nutricionales y vitamina A y zinc a los niños más pequeños. Apoyamos a las familias con menos recursos para que sus hijos, pequeños y adolescentes, puedan acceder a una dieta equilibrada en nutrientes a través de iniciativas en las escuelas o en los propios hogares e incidiendo sobre los gobiernos para que asuman su responsabilidad con la nutrición de la infancia. 

El plato de colores de Milena

Es la hora de la comida y a Milena le han tocado verduras. Junto a su hermano y a su madre, de un tiempo a esta parte, todos los días vienen a comer a este restaurante popular en Petrolina, en Brasil. Los restaurantes populares son administrados por las autoridades locales y ayudan a las familias con bajos recursos a acceder a una comida más nutritiva, especialmente en el caso de aquellas familias que están fuera de casa todo el día por trabajo.