Los abusos sexuales,
una lacra en nuestra sociedad

  

Miedo, amenazas, vergüenza, culpa. Irse a dormir con dolor de tripa. Los niños y las niñas que sufren abusos sexuales cargan con un secreto que te lastra de por vida. Están solos y solas ante una persona mucho más mayor que ha utilizado toda su fuerza para doblegar la voluntad de los más indefensos. Porque sí, suelen fijarse en los más indefensos. 

Pensar en esta situación da miedo. Pero más miedo da ver las cifras de víctimas de abusos sexuales en nuestro país: entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima en la infancia. Sin embargo, se estima que solo el 15% de los casos de abusos son denunciados.

Estos adultos que realizan estos actos tan aberrantes no son facilmente identificables. Pueden estar trabajando en tu oficina o educando a tus hijos.

Examen de conciencia

 

Lo hice. Y pensé que vendrían antes a por mí

Así contestaba a los periodistas Joaquín Benítez, un profesor de gimnasia que durante 35 años dio clases en la misma institución y que es el acusado más visible y con más denuncias en su contra de la serie de casos de abusos sexuales conocidos como “Caso Maristas”. En los dos meses siguientes a la primera denuncia contra Benítez, se interpusieron casi 40 denuncias contra diez profesores y monitores de dos colegios concertados de la orden de los Maristas en Barcelona.

En el documental de Netflix "Examen de Conciencia" hacen una radiografía de los casos de abuso sexual en la Iglesia de España. En Save the Children consideramos inaceptable el encubrimiento que ha habido durante años en el seno de la Iglesia española, así como el trato y la falta de protección a las víctimas de abusos sexuales en la infancia que han decidido denunciar.

Además del encubrimiento de los casos de abusos sexuales contra niños y niñas, es importante remarcar que las Administraciones públicas fallan tanto en la prevención como en la detección y la denuncia, tal y como denunciamos en el informe "Ojos que no quieren ver".

Es momento de Romper el Silencio

El 85% de los casos de abusos sexuales a menores no son nunca denunciados. El miedo, las amenazas y el chantaje son algunos de los factores que hacen que los menores nunca lo cuenten.

Pero no es el único motivo, el secretismo de muchas instituciones, el afán por no destapar escándalos o no creer el testimonio de los niños y niñas, hacen que estas historias nunca salgan a la luz.

¿Y AHORA QUÉ VA A PASAR CON LA LEY DE VIOLENCIA?

Desde hace años en Save the Children luchamos para que exista una ley que proteja a los niños y niñas de distintas formas de violencia. 

Con el adelanto de elecciones, resulta imposible que la Ley se apruebe en esta legislatura.

Desde Save the Children pedimos:

  • a todos los partidos que se comprometan a que la Ley de Violencia sea la primera que se tramite en la nueva legislatura, gobierne quien gobierne.
  • Que desde el Gobierno o desde el Congreso, se comprometan a continuar con el trabajo realizado hasta ahora por los gobiernos previos y la sociedad civil en esta ley para dar una respuesta urgente a las víctimas de la violencia contra la infancia en nuestro país. Es urgente que existan medidas específicas que protejan a los niños y niñas de los abusos sexuales, por eso te pedimos que firmes nuestra petición.

Debemos seguir luchando para que los niños, niñas y adolescentes de nuestro país estén realmente protegidos frente a la violencia.

Pongamos fin a los
Abusos Sexuales

Únete, firma nuestra petición

49.504 personas ya han firmado.
Ayúdanos a llegar a 60.000.
Nueve dígitos. No utilices espacios