Los derechos humanos en las negociaciones poselectorales

04 Diciembre 2018

Artículo escrito por Javier Cuenca, director de la sede de Save the Children Andalucía

Las recientes elecciones en Andalucía han supuesto un resultado nuevo, jamás producido hasta ahora, fruto de la existencia de nuevos partidos políticos que han fragmentado el voto del electorado que además ha reflejado un elevado índice de abstención. Esto abre sin duda un escenario político diverso y con casi toda seguridad desconocido

Desde las elecciones de 2011, dónde el PP sacó mayor número de votos, pero se vio desplazado por el bipartito formado por PSOE e IU, no se había vislumbrado con tanta nitidez la posibilidad real de un cambio de color en el Palacio de San Telmo.

Este escenario abre a su vez un espacio que probablemente sea diverso para los intereses de la infancia y la promoción y protección de sus derechos. Por eso en Save the Children pedimos a los partidos políticos que han obtenido representación en el Parlamento de Andalucía que tanto los derechos humanos como la protección a la infancia sean prioridades en las negociaciones poselectorales. Ante el nuevo escenario, reclamamos que ningún pacto de gobierno vaya en contra de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y alertamos de manera concreta sobre la criminalización de las personas migrantes.

Una campaña donde no ha existido la infancia

Decíamos el pasado viernes que la presencia de la infancia en la campaña electoral había sido inexistente, y que nos mostrábamos decepcionados por cómo los candidatos a la presidencia de la Junta que habían tenido representación parlamentaria en la última legislatura se habían olvidado de los más de 1.600.00 de niños y niñas que viven en Andalucía.

Para que esto no ocurriera, Save the Children lanzamos la campaña #LegislaturadelaInfancia, dónde entre otras cosas, además de dar voz a los niños y niñas en la campaña, pretendíamos que los partidos políticos incorporaran nuestras propuestas y prioridades para la XI legislatura. 

 

Pese a que los cuatro partidos con representación parlamentaria hayan sido sensibles y hayan dado espacio en sus programas electorales a medidas encaminadas a mejorar la vida de la infancia más vulnerable, en Save the Children estamos muy preocupados sobre el peligro para la infancia de algunas de las propuestas defendidas en la campaña electoral andaluza, como la supresión del arraigo como vía de regulación administrativa de las personas migrantes, la derogación de las medidas para la protección de las mujeres víctimas de violencia de género, la defensa de la ‘familia tradicional’ en detrimento del reconocimiento de la diversidad familiar o la limitación de la libertad religiosa, entre otros asuntos. Todas las propuestas deben estar supeditadas al interés superior del menor, el cual Save the Children considera imprescindible de cara a la aprobación y aplicación de futuras tomas de decisiones.

Estaremos trabajando junto al Parlamento Andaluz

Una vez se forme gobierno, seguiremos trabajando como hasta ahora en las relaciones instituciones e incidencia política en el nuevo Parlamento andaluz. Vamos a primar por encima de todo el respeto a los derechos humanos y los derechos de la infancia, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos del Niño como nuestros instrumentos principales de diálogo.

La pobreza infantil en Andalucía es casi un problema estructural, la violencia contra la infancia es una realidad oculta que hay que combatir desde la formación y la prevención, y la situación de los niños y niñas migrantes que llegan solos a nuestras costas huyendo de múltiples violaciones de sus derechos es desesperada.

Desde Save the Children esperamos que el próximo gobierno andaluz, y los grupos de la oposición, respeten los tratados internacionales firmados por España y por extensión las Comunidades Autónomas y legislen, inviertan recursos y adopten medidas siempre pensando en el interés superior del menor que se encentre en Andalucía, sim importar origen, raza, sexo o religión.