Queremos niñas libres

 

En todo el mundo las niñas se están levantando como nunca antes lo habían hecho. Están pidiendo libertad. Libertad para poder perseguir sus sueños, libertad para poder construir su vida tal y como ellas han decidido hacerlo, sin que nadie dicte su futuro. Su valentía y su poder es de lo que habla esta campaña. Ellas quieren ser libres, y nosotros queremos niñas libres.

Con su voluntad y el apoyo adecuado las niñas pueden cambiar el mundo. Muchas lo están haciendo ya.

De esto trata nuestra campaña Hasta el último niño, de cambiar lamanera en que el mundo ve a la infancia que se encuentra en situación de exclusión. Queremos asegurar que 15 millones de niños, los más vulnerables, los que están olvidados por el mundo, tengan acceso a la salud y a una educación para hacer que su vida goce de las posibilidades que tienen el resto de los niños y niñas. Igual que decimos que los refugiados no son solo refugiados, queremos hablar y llegar hasta la última niña. El mundo deber saber que las niñas no son propiedad de nadie. Ellas son un potente agente de cambio.

Sin embargo, a día de hoy debemos luchar contra la exclusión y la discriminación que sufren las niñas. Muchas de ellas, por el simple hecho de haber nacido niñas, no tienen las mismas oportunidades de alcanzar su máximo potencial. Tal y como publicamos en el informe "Hasta la última niña" son muchos los motivos que las condenan a la exclusión como el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, la falta de acceso a servicios médicos en el parto, la exclusión económica, negarles la voz o el reconocimiento, además de ser las más vulnerables en situaciones de emergencia y conflictos armados. 

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que se fijaron en 2015 por la comunidad internacional, son nuestro punto de partida. Además de que el derecho a la igualdad en niñas y mujeres sean una de las metas por si misma, se entiende que el progreso de las niñas es vital para desbloquear otros muchos objetivos. Por ejemplo, si no conseguimos que las niñas terminen la educación secundaria, tampoco se alcanzarán los objetivos globales en concepto de educación.

Por eso no vamos a dejar que ninguna niña que se quede detrás. Vamos a llegar hasta la última niña. Pero todo esto no podemos hacerlo solos, necesitamos tu apoyo. Te pedimos que te unas a nosotros y nos ayudes a que las niñas estén cada vez más presentes.

Ayúdanos a llegar hasta la última niña

HAzte socio