Castigo físico y humillante

Actualmente solo 46 países han prohibido por ley el castigo físico contra la infancia en todos los entornos. Eso significa que la gran mayoría de los niños y las niñas en todo el mundo se enfrentan a esta forma de violencia, social y legalmente aceptada, que vulnera sus derechos fundamentales a la integridad física y la dignidad humana.

Trabajamos para erradicar todas las formas de violencia física y psicológica que sufren los niños y las niñas en sus casas, en las escuelas y, en general, cualquier entorno en el que se encuentren. Para lograrlo, incidimos sobre los gobiernos y las instituciones para lograr reformas legales que refuercen la protección de la infancia frente a cualquier forma de castigo físico o humillante y desarrollamos iniciativas de sensibilización que generen cambios en actitudes y prácticas sociales. Paralelamente, implementamos programas de disciplina y parentalidad positiva dirigidas a padres y madres, profesores y a todas las personas que trabajan con niños, para fomentar un cuidado de la infancia desde el respeto, el amor y el buen trato.

Ayúdanos a seguir cambiando la vida de millones de niños.

HAZTE SOCIO