Abuso y violencia sexual

En todo el mundo, una de cada cinco mujeres y uno de cada 10 hombres afirman haber sufrido abusos sexuales en su infancia. Como casi todas las formas de violencia contra la infancia, el abuso sexual infantil es una realidad oculta y ocultada que implica la transgresión de los límites íntimos y personales del niño o la niña. Supone la imposición de comportamientos de contenido sexual por parte de una persona (un adulto u otro menor de edad) hacia un niño o una niña, realizado en un contexto de desigualdad de poder, habitualmente a través del engaño, la fuerza, la mentira o la manipulación.

Cualquier forma de violencia sexual contra los niños y las niñas es un problema social que tiene consecuencias en su vida, en su entorno y en todos y cada uno de los contextos en los que el niño o la niña víctima se desarrolla. De ahí que los ámbitos para la intervención en la protección de los niños y las niñas contra este tipo de violencia incluyan, desde la familia y su entorno social, a los ámbitos educativo, sanitario y policial, así como el legislativo y de políticas públicas.

Apoyamos activamente las iniciativas políticas para la evaluación y elaboración de planes de acción y la difusión de protocolos de actuación para la prevención, detección y atención de casos de abuso sexual, explotación sexual infantil o trata de niños o niñas; fomentamos la participación infantil para incluir sus propuestas dentro de los planes de acción o políticas públicas vinculadas a la prevención y trabajamos en la formación y sensibilización de profesionales del ámbito educativo, social, policial y sanitario para la detección y atención del abuso sexual infantil.