BULLYING
o ACOSO ESCOLAR

El maltrato físico o psicológico tiene efectos negativos en la salud física, emocional y en el rendimiento académico de los niños.

Un empujón que se repite. Un apodo que denigra. Un insulto cada vez que le toca salir a la pizarra. En la escuela o en el instituto, existen muchas formas de ejercer y sufrir violencia entre iguales y muchas formas de tratar de acabar con ella. Es una responsabilidad conjunta de la comunidad educativa, los padres y los compañeros evitar que el acoso escolar siga existiendo.

La escuela debería ser siempre un espacio en el que sentirse seguro. Sin embargo, para muchos niños, la escuela se ha convertido en la fuente de un tipo de violencia del que son víctimas y que ejercen sus propios compañeros, se trata del acoso escolar o bullying. Hay niños que, por distintas razones, sufren maltrato físico o psicológico por parte de otros niños a través de actitudes como la represión, la discriminación, la homofobia, la violencia sexual o el castigo corporal.

El bullying o acoso escolar tiene efectos negativos en la salud física, el bienestar emocional y el rendimiento académico de los niños, especialmente si dicha violencia se repite en el tiempo o es severa, además de influir en el clima escolar del centro educativo.

Rompo el silencio contra el abuso sexual infantil

ROMPE EL SILENCIO
contra el abuso infantil

Únete, firma nuestra petición

48.826 personas ya han firmado.
Nueve dígitos. No utilices espacios

1 de cada 10 niños sufre acoso escolar o bullying

“Empezaron a preguntar a la gente en clase para ver quién había sido. Como nadie decía nada nos amenazaron con castigar a toda la clase y empezaron a sacar a gente para hablar uno por uno con ellos, hasta que al final expulsaron a una chica. Entonces fue cuando noté que algo cambiaba y toda la clase me hizo el vacío, incluso mis amigas.”

Solo en 2017, fueron detectados 117 casos como el de Marina en la Comunidad de Madrid. Los niños y niñas que se enfrentan a distintos tipos de violencia en el colegio pueden enfrentar daños físicos o psicológicos durante el resto de sus vidas. Según nuestro informe Yo a eso no juego, 6 de cada 10 alumnos o alumnas han sufrido insultos durante el último mes.

Por eso, con la petición Rompo en Silencio pedimos mecanismos de denuncia en los centros educativos que permitan romper esta espiral lo antes posible para los niños y niñas que sufren acoso escolar o bullying a diario.

BULLYING O ACOSO ESCOLAR: SAVE THE CHILDREN pide 50.000 firmas para romper el silencio

Con esta petición de firmas, desde Save the Children instamos al Gobierno de la Comunidad de Madrid a concentrar sus esfuerzos en 3 puntos que favorezcan romper la espiral de violencia contra los niños y niñas en el colegio:

  1. Establecer mecanismos de denuncia y petición de ayuda de fácil acceso e identificados claramente en el centro
  2. Fomentar el empoderamiento de los niños y niñas para que se sientan responsables en la lucha contra el acoso escolar.
  3. Educar en la asertividad, la empatía, el pensamiento crítico y la evaluación de las consecuencias de los comportamientos.

Trabajamos en la prevención de situaciones de acoso escolar o bullying en las escuelas, teniendo en cuenta a los niños y las niñas, al centro educativo, a las familias y a las administraciones. Ofrecemos talleres y cursos sobre bullying o acoso escolar dirigidos a padres y a niños, para que estén preparados frente a estas situaciones y para que se generen espacios de diálogo en los que los niños puedan compartir sus vivencias e incidimos sobre las administraciones regionales para que se instauren protocolos de actuación en los centros educativos.